13-Ene-2019

Comunicación Interna y Redes Sociales

La Comunicación Interna es el sistema circulatorio de toda empresa: los torrentes de información marcan el pulso de cada proceso, pero cuando falla la comunicación, toda la estructura organizacional se entorpece: los “malentendidos”, las “interpretaciones” y los “huecos” de información agrietan la eficiencia, entonces aparece la pérdida de tiempo y ésta se traduce en pérdidas económicas.

¿Realmente la comunicación interna es tan importante?

Deloitte recientemente presentó su informe sobre las Tendencias Globales de Capital Humano 2018.  Destacó la “importancia del capital social para configurar el propósito de una organización”. Aseguró que el capital humano guiará en el futuro las relaciones y esto podrá “influir en su éxito o fracaso final”.

El despunte de la tecnología y las redes sociales en 2019

Según cifras de Deloitte, la innovación tecnológica y el uso de las redes fueron el gran tema para los 11 mil líderes de Recursos Humanos y empresarios encuestados. En su reporte completo destacó 10 tendencias globales para el 2019; una de ellas fue la hiper-conectividad: el 70% de los encuestados está convencido que los empleados trabajarán más tiempo en las plataformas de colaboración que de forma física o individual en sus cubículos. El 69% ha visto un crecimiento rampante en el trabajo basado en redes sociales, y el 62% predice un incremento general de la mensajería instantánea.

Las redes han demostrado su eficiencia como herramientas colaborativas:  Facebook for Business y Workplace for Facebook aún luchan por convertirse en  la solución definitiva a la comunicación interna de las empresas, pero no han logrado quitarse el “estigma” de pertenecer a la gran red social donde predomina la comunicación impersonal, la distracción y la pérdida de tiempo.

WhatsApp no ha necesitado grandes malabares para consolidarse como líder mundial de mensajería (excepto en China, donde imperan QQ, Weibo y WeChat). En 2018 la Fundación BBV reportó que cada minuto se envían 38 millones de mensajes a través  del gigante verde de la mensajería, de los cuales un 30% está relacionado con el trabajo.

La empresa tradicional es fiel al ambiente colaborativo de Microsoft 360o y su  ofimática amigable con casi todos los ordenadores. G Suite de Google se convirtió en su némesis, y  es prácticamente imposible escapar de ella: al adquirir una cuenta de Google accedes en automático a su versión básica.

Sin embargo, existen otras plataformas que comprenden mejor hacia dónde se mueven las tendencias, según Deloitte. Poseen herramientas dinámicas que adoptaron del modus operandi de las redes sociales pero desde un enfoque laboral, con entornos realmente colaborativos y dinámicos. Trello, Asana y Slack son actualmente los tres reyes magos de la gestoría de proyectos: en sus plataformas de comunión  organizacional cada miembro del equipo interactúa y se hace “notar” a medida que avanza en sus tarea.

La relación Engagement/Ingagement

Como aún hay escepticismo en las empresas sobre la relación entre redes sociales y comunicación interna, el reto de Recursos Humanos será lograr que esta  relación sea exitosa: evitar  que la amenaza de la distracción o la procrastinación se hagan presentes.

Quedó en el pasado la vieja práctica de bloquear Facebook en el trabajo; ahora la estrategia es inversa: involucrar al empleado para que se integre a la organización trayendo consigo sus hábitos en las redes, y las use en beneficio propio y de la organización.

Mientras Marketing genera engagement para lograr en el cliente una clara identificación y lealtad hacia una marca, Recursos Humanos deberá reforzar el ingagement: estrategias inteligentes para enganchar al personal mediante una filosofía del compromiso –dándole un sentido de pertenencia ideológico y emocional- con la empresa.

En resumen: mientras Marketing trabaja hacia afuera para generar lealtad con los clientes, Recursos Humanos deberá trabajar hacia adentro para generar lazos de compromiso genuino con su personal.

Al empleado actual no le basta con una buena remuneración para seguir en una empresa: necesita reconocimiento y un sentido de pertenencia, estar convencido de que su labor se podrá traducir en retos y posibilidades reales de crecimiento personal.

Contribuido para Cotopaxi por Leonel Pérez Mosqueda

Cómo Diseñar un Plan de Inducción exitoso
Ver más
El trabajo en equipo: modalidades y desafíos
Ver más
Cómo implementar SAP: la experiencia de México
Ver más
Problemas Típicos de Comunicación Interna
Ver más
Acciones de Responsabilidad Social Empresarial (RSE)
Ver más
Plan de Inducción de Personal
Ver más
Modelos de Evaluación de Desempeño
Ver más
Prevención de Accidentes de Trabajo
Ver más
Accidentes de Trabajo: Protocolos de Actuación
Ver más
Accidentes de Trabajo: Riesgos más Comunes
Ver más
Procesos de Capacitación Transversal (Entre Sectores)
Ver más
Comunicación Interna: Importancia y Roles
Ver más
¿Cómo Manejar el Acoso Laboral? Prevención y Protocolos
Ver más
¿Qué es el acoso laboral o “mobbing”? Definición y tipos
Ver más
Cómo Promover la Motivación: Herramientas y Acciones
Ver más
Estrategias Para Prevenir el Burnout
Ver más
Síndrome del Burnout: perfiles vulnerables
Ver más
¿Qué es el Síndrome del Burnout?
Ver más
Responsabilidad Social Empresarial: Importancia y Roles
Ver más
El Liderazgo Transformacional
Ver más
Métodos para Medir la Efectividad en la Capacitación del Personal
Ver más